La tristeza del momento.


          Eres el ángel de mis sueños, el salvador de mi absoluta perdición. Quien me enseñó una parte mía que no conocía (o no me atrevía a conocer). Eres la razón para todo lo que hago, un -porqué- para sonreír día con día, y mantener la esperanza.

Me enseñaste lo que es cumplir una promesa. Eres el factor sorpresa en mis sueños, la adictiva droga de mis días.

Y tú, quien con sólo una caricia, una mirada, logras hacer que todas mis terminaciones nerviosas cobren vida propia.

Hasta hoy, eres lo más importante que tengo, algo que no había tenido jamás. Y no tengo fuerzas para alejarme de ti.

Lily. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s